Son raros y con una prevalencia del 0.03%. Más frecuente en varones (5:1) a partir de los 60 años. Se afectan principalmente la común ( 70-90% ) e hipogástrica (10-30% ) y excepcionalmente la externa. El 50% son bilaterales.

Generalmente son asintomáticos salvo los casos de rotura. En caso de ser sintomáticos es por compresión de estructuras vecinas: obstrucción ureteral, hematuria, trombosis vena ilíaca, obstrucción de intestino grueso o alteraciones neurológicas en la extremidad inferior.

A la exploración física son indetectables salvo en pacientes delgados o aneurismas de gran tamaño. Se diagnostican, muchas veces de forma casual, por estudios ecográficos, TAC o RNM.

Clinica Vascular

El tratamiento de elección es quirúrgico a partir de los 3 cm de diámetro. La mortalidad en la cirugía programada es <5% y en los rotos entre el 25-57%.