Se puede desarrollar una arteritis tardía como secuela de la radioterapia en neoplasias.

A menudo se produce un periodo de latencia de al menos diez años antes de las maifestaciones clínicas.

Puede ser afectado cualquier vaso que situado en el campo de la zona radiada. Los daños vasculares inducidos por radiación provocan cambios ateromatosos prematuros indistinguibles de otras causas de aterosclerosis. Histologicamente la arteritis por radiación se caracteriza por una lesion de los vasa vasorum con necrosis isquémica de la pared vascular, fibrosis de la lamina elástica interna, depósitos de fibrina, engrosamiento adventicial y de toda la poared arterial con estenosis de la luz.

Radiológicamente se pueden encontrar lesiones estenóticas focales o estenosis difusas y occlusion y hay que hacer el diagnóstico con otras arteritis que afectan a grandes vasos y con la invasion tumoral de la pared arterial.

Las manifestaciones clínicas son similares a iguales a las lesiones ateroscleróticas y dependen de la localización y extension del daño vascular: claudicación, hipertensión, angor intestinal o accidents cerebrovasculares.

Su tratamiento puede variar desde una reconstrucción vascular abierta hasta un procedimiento endoluminal con endoprótesis. Las complicaciones post-operatorias ( infecciones tardías ) y la difícil cicatrización de las incisions quirúrgicas son más frecuentes.

 clinica-vascular-arteritis-por-radiacion