Son infrecuentes y representan el 4% de todos los aneurismas viscerales.. La aterosclerosis y la degeneración de la media son las causas más frecuentes. El 18% se asocia a aneurismas aórticos y el 38% a otros aneurismas viscerales.

La mayoría son asintomáticos, en igual proporción hombre : mujer y de media suelen ser diagnóstica en torno a los 40 años. Cuando presentan síntomas se manifiestan con dolor epigástrico intenso, irradiado a espalda y asociado a náuseas y vómitos que hay que diferenciar de la pancreatitis. A la exploración puede existir soplo ;abdominal y en un 30% masa pulsátil palpable. La presencia de angor es rara y si aparece es por asociación a lesiones ;ateroscleróticas en las otras arterias viscerales. El riesgo de rotura es del 13%.

El diagnóstico suele ser casual al realizar estudios radiológicos abdominales.

El tratamiento es quirúrgico de elección es resección del aneurisma y reconstrucción vascular. En una tercera parte de los casos se realizó ligadura del aneurisma. La mortalidad quirúrgica electiva es del 15% y cuando el aneurisma está roto del 40%.